La necesidad de reducir el agua de mezcla manteniendo invariadas la trabajabilidad y la fluidez es uno de los mayores requisitos que el mercado del hormigón pide desde siempre.

Por este motivo los superfluidificantes o reductores de agua son la solución ideal para este problema. Disminuyendo la cantidad de agua y agregando aditivo (en bajo porcentaje), se consiguen obtener las mismas características de fluidez, pero con una sustancial reducción de los problemas como la excesiva exudación. Además de esto, la disminución de agua en la mezcla crea una mayor iteración agua/cemento aumentando de este modo el porcentaje de ligante en la mezcla aumentando las características estructurales.

Además, con el agregado de superfluidificantes, en base a diferentes dosificaciones utilizadas, se pueden obtener diferentes comportamientos del hormigón, sin comprometer las características mecánicas del producto endurecido.

Los superfluidificantes producidos pertenecen a dos familias:

  • FLUBE polímeros naftalenosulfónicos (NSF).
  • SUPLA Polímeros policarboxílicos poliéteres (PCE).
Menu