Los dispersantes son sustancias orgánicas de alto peso molecular útiles para evitar la formación de precipitados debidos a posibles interacciones entre los iones metálicos y los diferentes reactivos utilizados en los procesos de preparación y teñido.

Su elevado poder dispersante permite además mantener más estables en el tiempo los baños de lavado/desalmidonado enriquecidos con colas/agentes de encolado y de mantener en perfecta dispersión baños de teñido preparados con altas cantidades de colorante y electrolitos.
A menudo se utilizan también en la fase de enjabonado.

En los baños de teñido favorecen y mantienen elevada la «solubilización»; de las diferentes estructuras químicas presentes (p. ej. colorantes, oligómeros); de este modo se reduce sensiblemente el riesgo de defectos e irregularidades ligadas a una mala dispersión de los colorantes y, para algunos aspectos, ayudan a mantener una mejor limpieza de las máquinas en el tiempo.

Menu